Todo comienza con el primer paso...

El CAMINO DE JERUSALÉN es un camino internacional de paz que conduce a Jerusalén desde España a través de Europa y Asia.

El CAMINO DE JERUSALÉN une las religiones y los pueblos en un proyecto de paz sin parangón.

El CAMINO DE JERUSALÉN simboliza el reconocimiento mutuo y la tolerancia.

El amor, la fuerza más poderosa del universo, atraviesa e ilumina todo y crea puentes entre todas las personas!

 

La peregrinación promueve un espíritu abierto, elimina perjuicios asi como temores y fortalece la confianza, iconfianza plena! A través del amor se puede conseguir la unión que separa a religiones y pueblos.

La Tercera Cruzada

Ya que desde un principio hemos decidido de seguir los pasos de la Tercera Cruzada hasta la Tierra Santa, nos hemos informado detenidamente del trasfondo.

El detonante de la Tercera Cruzada es la conquista de Jerusalén el 2 de Octubre 1187 por el sultán Saladino, que había estado en manos de los cristianos desde la Primera Cruzada. El emperador Federico I Barbarroja partió el 11 de mayo de 1189 con un enorme ejército desde Regensburgo con el fin de reconquistar Jerusalén. Eligió el camino a lo largo del Danubio. 1190 también partió el rey de Francia, Felipe II, y el rey de Inglaterra, Ricardo Corazón de León, con sus ejércitos a Palestina. Después de la salida común, se separaron los ejércitos, para ir a Tierra Santa en la secuencia respectivamente por mar desde Marsella y Génova.

Cuando Federico y su ejército cruzaron la frontera para el Imperio Bizantino, ya no había ningún rastro de la ayuda acordada por parte del emperador bizantino Isaac, por el contrario, los cruzados fueron expuestos reiteradamente a los ataques. Sólo la amenaza de atacar Constantinopla, surtió efecto y finalmente proporcionaban barcos y comidas para la travesía del ejército de la cruzada a través del Helesponto.

En Asia Menor, finalmente, desde Laodicea, el ejército fue atacado repetidamente por los selyúcidas en emboscadas. Incluso el camino largo, el calor, la escasez de alimentos y dificultades se hacían notar. El ejército comenzó a escariarse lentamente. Sin embargo, al ejército de la cruzada tuvo éxito el 18 de Mayo 1190 en derrotar a los turcos, y tomaron a Iconio, cual hoy en día se llama Konya y es una ciudad de un millón de habitantes.

A finales de mayo llegó Frederick y su ejército al aliado reino armenio de Cilicia.

En el camino a través de las montañas Tauros Federico Barbarroja se ahogó en el río de montaña Saleph, cerca de la actual ciudad de Silifke. El cuerpo fue sepultado y en consecuencia, el ejército se disolvió gradualmente. Una parte regresó a Europa, mientras que el resto pasó al hijo de Frederico de Acre, para sitiar allí con los ejércitos de Felipe II y Ricardo I, la ciudad de Acre. Acre fue conquistada, es considera un éxito muy importante pero el único éxito de la Tercera Cruzada: Jerusalén quedó en manos de Saladino - el objetivo de reconquistar Jerusalén se perdió.